PupitreApp

Juegos y apps para los peques

Cómo hacer un vídeo stop motion

Mi hijo está empeñado en ser YouTuber. Le encanta ver vídeos subidos por otros niños, y gracias a ellos se está aficionando a grabar sus propios cortos.

Hace unas semanas le regalamos una pequeña cámara de acción. En concreto hemos comprado la GitUp Git2. Es una cámara del estilo a la GoPro, pero más sencilla y mucho más barata.

Cómo hacer un vídeo stop motion

Con la cámara el peque ha ido grabando sus pequeños vídeos jugando en el parque, cuando salimos a cazar pokemons o con el coche teledirigido.

Este fin de semana nos hemos puesto manos a la obra con un nuevo objetivo: grabar un pequeño vídeo de stop motion.

Para que el término quede claro, stop-motion se refiere a esas películas en que juntamos varias fotos para dar ilusión de que es un movimiento animado.

Nuestro primer vídeo de stop motion

En nuestro caso lo hemos preparado con Lego. Las figuras de Lego son perfectas para que los niños puedan hacer sus primeros vídeos. Como las piezas se enganchan entre sí, el niño puede mover el muñeco sin temor de dar un empujón involuntario al decorado y que este se mueva.

Estos vídeos llevan algo de trabajo y sobretodo, requieren que el niño tenga paciencia y haga las cosas poco a poco. Le cuesta, pero me parece importante que entienda que todo lleva su proceso y es una buena actividad para hacer en familia.

El primer paso ha sido montar un pequeño "escenario" donde grabaremos el clip. Esta parte ha sido divertida, montar entre los dos una habitación de Lego donde estará la figura a la que daremos "vida".

Luego hemos acoplado una superficie donde irá la cámara. Que quedará bien sujeta con varias piezas de Lego. Es importante que no se mueva, para que todo el escenario quede fijo y vayamos sacando fotos desde la misma posición.

Stop motion con la cámara Gitup git2

El resultado final es mucho mejor si sacamos las fotos con un smartphone con buena cámara. De hecho hay varias apps que sirven para hacer vídeos stop-motion con el móvil.

Pero nosotros no queríamos hacerlo así. Queríamos que el niño aprenda a utilizar su propia cámara. En este caso la GitUp. Al ser una cámara de acción es perfecta para grabar al aire libre, en la piscina... y no tanto para planos cercanos. Pero no nos importa que el vídeo quede estupendo, sino hacer una actividad en familia y que el niño aprenda a hacer sus propios vídeos. Y para eso mucho mejor que lo haga con su propia cámara.

Una cosa buena de la cámara GitUp es que tiene una pulsera con botones para controlar la cámara. La pulsera trae un botón para grabar vídeo, y otro para sacar una foto. Es decir, que el niño no tiene que estar tocando la cámara cada vez que saca una foto.

Nos viene muy bien, ya que si tiene que acercarse a la cámara a pulsar el disparador, es fácil que termine empujando y desplazando un poco la cámara. Para los vídeos stop-motion es importante que la cámara no se mueva.

Una actividad para toda la familia

Así que mi hijo movía un poco la figura de Lego, pulsaba un botón en su pulsera para sacar una foto, y volvía a repetir el proceso. Todo con mucho cuidado y atención.

Además nos pidió que saliéramos de la habitación, ya que quería hacerlo él sólo y sin ayuda. Se lo ha pasado pipa y está muy orgulloso de cómo ha quedado su primer vídeo stop-motion.

Dónde sí le he ayudado es en la parte de montar el vídeo. Ha sido sencillo. Hemos usado iMovie, programa gratuito que viene en el Mac. El proceso ha sido el siguiente:

  1. Importar las fotos de la cámara.
  2. Añadir las fotos a la pista de vídeo.
  3. Indicar el tiempo que aparecerá en pantalla cada foto (0,3 segundos).

Luego hemos grabado un par de audios con el micrófono, para añadirlos al vídeo. Aunque lo he hecho yo, mi hijo ha estado a mi lado mirando con curiosidad todo el proceso. Es sencillo y estoy seguro de que en breve él mismo sabrá usar iMovie lo bastante como para editar sus propios vídeos.

Y de eso se trata, de que esa enorme pasión que sienten los niños de hoy en día por YouTube se traslade a una actividad creativa y donde aprenda cosas nuevas.

El resultado final es un vídeo stop-motion sencillo, pero del que el niño está muy orgulloso:

La calidad el vídeo no es muy grande, debido al tipo de cámara que hemos utilizado. Si tu hijo es un poco más mayor, yo recomendaría que lo hagáis con un smartphone con buena cámara. La película stop-motion quedará mejor, pero en nuestro caso eso no era lo importante.

Ahora el niño ya está planificando su siguiente vídeo. Es una actividad divertida, donde combinamos las construcciones de Lego, la tecnología y YouTube. Por cierto, ¡al peque le haría mucha ilusión si le dejáis un comentario en el vídeo!