PupitreApp

Juegos y apps para los peques

Cómo hacer que los niños lean

La lectura en los niños es algo muy importante para su desarrollo y todos los niños no son iguales y la lectura no siempre es una de sus actividades preferidas. Por esa razón podemos tener en cuenta una serie de tips para hacer que lean desde pequeños, algo que les resultará de gran importancia en su desarrollo intelectual.

Consejos para hacer que los niños lean

Os vamos a dar una serie de consejos para que los peques de la casa puedan disfrutar con la lectura como por ejemplo algo muy importante y que sale desde la misma casa, algo que debemos hacer personalmente, predicar con el ejemplo. Es decir, debemos leer y que sean ellos los que nos vean leyendo.

Cómo hacer que los niños lean

Se sabe que en muchas ocasiones los niños intentan imitar lo que hacen los mayores y eso es lo que podremos conseguir leyendo, tarde o temprano se interesarán por ello, especialmente si nos ven absortos en un buen libro.

Otra opción es la de hacer una visita a una librería o una biblioteca y permitir que los niños se muevan a su aire, especialmente por la zona de literatura infantil, dejarles que hojeen los libros y que sean ellos mismos los que busquen alguno que les resulte interesante.

Esto incentiva en ellos el interés por algún libro en especial, aunque sea ilustrado y con poco texto, lo importante es que pierdan el miedo a los libros y descubran la cantidad de aventuras que se pueden vivir leyendo.

Muchas de las películas que se ven en el cine están basadas en un libro, incluso si son de dibujos animados. Si vais al cine con los hijos, es recomendable que les recomendéis un libro sobre la propia película, aunque sea de animación. Aunque en ocasiones la película no tiene mucho que ver con el propio libro, si les ha gustado, un libro es una formidable alternativa para que continúen viviendo las aventuras de sus personajes favoritos.

Otro buen consejo es que si se visita una librería o una tienda donde se vendan libros, publicaciones o ebooks infantiles y el niño o la niña muestran un interés por determinado ejemplar ,podemos hacer dos cosas, o comprárselo directamente si su interés es muy alto o simplemente dejar “que se lo gane” ofreciéndoselo a cambio por portarse bien colaborando en casa, estudiando, haciendo los deberes, etc.

Si sois de los que soléis comprar periódicos los fines de semana, intentad comprar alguno que tenga suplemento infantil, siempre vienen con alguna historieta que pueden leer tranquilamente o incluso se puede comprar un cómic o cualquier otra clase de publicación para niños.

Si los niños no son muy pequeños, puede que se interesen por el deporte y un diario deportivo puede ser un buen aliciente para incentivar su interés por la lectura, especialmente si es algo acerca de su equipo favorito, con lo que además de mantenerse informado sobre su equipo o su ídolo deportivo también leerán, que es de eso de lo que se trata.

Compartir un rato de lectura con ellos puede resultar una actividad de lo más entretenida para ellos. Por ejemplo, se puede hacer un juego donde padre o madre e hijos pueden leer un capítulo o una página de determinado libro, esto hará que además de incentivar la lectura en ellos se reforzarán los lazos familiares, con lo que se pueden matar dos pájaros de un tiro.

Finalmente, un consejo para los padres y para las madres; cuando se adquiera una publicación, hay que revisar bien el contenido, puede que aparezcan cosas que no deseamos que los niños puedan leer, aunque no es muy común que en publicaciones infantiles aparezcan cosas que no deberían.

Tipos de libros para niños según su edad:

La lectura es uno de los hábitos que nadie debería perder a pesar de esta época tan tecnológica en la que nos encontramos y aunque hay muchas opciones para leer en un dispositivo móvil, seamos sinceros, no hay nada como leer un libro físico, sentir el tacto de su papel, el pasar las páginas y mucho más si el libro es bueno y puede transportarnos a vivir situaciones increíbles, a conocer personajes sorprendentes o a meternos en el rol de un personaje con el que nos sentimos identificados.

Lo mismo que podemos experimentar nosotros con la lectura de un buen libro, los niños también pueden hacerlo, siempre dependiendo de la clase de lectura que les ofrezcamos, pero mucho más si son ellos los que eligen el libro a leer.

La lectura estimula su imaginación y les permite ir aprendiendo muchas cosas de la manera más entretenida así como desarrollar una mejor agilidad mental, les proporciona más cultura y les ayuda a hablar mejor, pudiendo expresar mejor sus sentimientos e ideas e incluso aumentando su capacidad en cuanto a memoria y concentración, lo que repercutirá positivamente en su formación académica.

Por estas y muchas otras razones, la lectura es algo tremendamente importante para todos, tanto para los mayores como para los más pequeños de la casa, así que hay que intentar que los niños lean desde que son pequeños, pero… ¿qué clases de libros son los más recomendables para que comiencen a hacerlo?

Diversos expertos han divagado sobre esto en muchas ocasiones y han coincidido en que hay un libro para cada edad, por eso, nos hemos hecho eco y os vamos a recomendar libros para diferentes edades como por ejemplo para edades comprendidas entre los 0 y los 5 años, los cuales pueden ser:

  • Libros te tela o plástico con esquinas redondeadas y a poder ser blanditos.
  • Librojuegos, para aprender divirtiéndose, que puedan ser tocados, que emitan sonidos y que haga que los niños interactúen con ellos.
  • Libros de adivinanzas, de canciones o incluso trabalenguas sencillos.
  • Libros donde haya imágenes con algunas frases para que puedan ir familiarizándose con diferentes términos.

Entre los 6 y los 8 años, los libros más recomendables para los niños son aquellos que tengan:

  • Textos cortos, con un lenguaje muy sencillo, letras legibles e imágenes con muchos colores.
  • Cuentos clásicos populares.
  • Libros de naturaleza, otros países, cultura general para niños, etc.

Entre los 9 y los 12 años los libros pueden ser:

  • Novelas infantiles como por ejemplo Fray Perico y su borrico, todo un clásico que lleva muchísimas ediciones teniendo un gran éxito desde hace años.
  • Libros de interacción como los clásicos “Elige tu propia aventura”.
  • Cómics como los de Asterix o Tintín entre muchos otros.

Finalmente, los libros para niños con edades superiores a los 12 años pueden ser:

  • Libros de poesía, clásicos de la literatura que no sean demasiado complejos e incluso alguna que otra obra de teatro.
  • Libros de acción, aventuras, viajes, contactos con otras culturas, largos viajes, etc.
  • Publicaciones de información científica, naturaleza, biología, etc.
  • Novelas de terror, género policiaco o de misterio.

Todas las edades tienen un libro específico aunque hay casos en los que es el niño o la niña quien escoge lo que leer sin que los padres interfieran en su elección pero sí pueden aconsejar. No es normal que un niño de 12 años se lea un ensayo o La Iliada de Homero, pero lo que deben hacer es experimentar y si no se terminan el libro no hay que hacerles sentirles culpables, solamente animarles a que sigan leyendo, porque si se comienza desde una edad temprana, el hábito se seguirá manteniendo durante mucho tiempo.

Los beneficios de leer en los niños

Se han hecho infinidad de estudios acerca de la importancia de la lectura en los más pequeños y también sobre los efectos positivos que les reporta a los más pequeños el hecho de que un hermano mayor o los propios padres les lean, incluso cuando tienen cierta edad, aunque lo más normal es cuando éstos son pequeños.

Hace aproximadamente un año, la comunidad de pediatras de Estados Unidos comenzó a recomendar en sus consultas a todos los padres que lean un poco a sus hijos todos los días. La razón es que esto promueve su desarrollo lingüístico, fortalece los lazos de unión entre padres, madres e hijos y les incentiva para que lean si lo que escuchan les resulta atractivo.

Es importante hacerlo en un entorno tranquilo donde nadie pueda verse distraído, algo que además les resultará de gran ayuda para conseguir que dejen el ordenador, la videoconsola o los dispositivos móviles y se dediquen, aunque sea durante media hora, a hacer algo tan relajante como leer, no solo por su desarrollo lingüístico sino porque es algo que alimenta su imaginación y les hace vivir aventuras muy especiales y sentir cosas que seguramente con un videojuego no sentirían.

Según los pediatras, son muchos niños los que no se sientan con sus padres a hacer actividades juntos como por ejemplo la lectura. Esto puede ocasionar que los niños que comienzan al colegio lo hagan con una capacidad lingüística que no está demasiado desarrollada, pudiendo tener cierto retraimiento a la hora de socializar, de comunicarse correcta y fluidamente con los profesores y compañeros, lo que dificulta su etapa de aprendizaje.

Aunque esto suceda, no quiere decir que el niño no sea listo ni mucho menos, pero si desde casa se le puede inculcar el valor, o mejor dicho, alentarle a que lea y que participe en actividades de lectura, cuando comience el colegio lo hará de una forma más avanzada al menos que un tercio de los niños que asistirán.

El problema puede radicar también en el propio hogar dado que si la familia no tiene ningún interés por la lectura y no hay demasiados libros o ninguno, difícilmente se puede crear ese ambiente con los niños, por lo que es muy importante predicar con el ejemplo, dejar que los pequeños nos vean a los mayores leyendo y que se animen a hacerlo ellos mismos, independientemente del libro que hayan escogido, tanto si son libros de aventuras, clásicos, cómics o cualquier otra clase.

En determinados países europeos, hay un gran número de niños entre 6 y 7 años que no saben absolutamente nada respecto a leer. Sí, en el colegio se les enseña poco a poco, pero son profesores y no logopedas o pediatras que dominen todas las técnicas, por lo que es primordial que los niños asistan con una base de conocimientos sobre la lectura.

Volviendo al tema con el que abríamos esta entrada, leer a los niños es muy positivo para ellos porque resulta una actividad muy enriquecedora porque escuchan la voz de sus padres, pasan tiempo con ellos, hacen volar su imaginación y se lo pasan en grande, tanto ellos como los padres.

A pesar de la época tecnológica en la que nos encontramos, donde los niños tienen de todo o casi de todo como videoconsolas, ordenadores portátiles, tablets, smartphones, etc. es muy reconfortante sabe según diferentes estudios, que la lectura está recuperando un lugar muy importante dentro de las actividades que se realizan en familia, donde los más pequeños de la casa se alejan durante un momento de la tecnología para buscar un entretenimiento tan sano y ameno como es la lectura.

Ebooks infantiles

A la hora de animar a los niños a leer, no tengo claro si es mejor fomentar la lectura de libros tradicionales o si será más fácil que se pongan a leer en formato ebook.

Cuando hablamos de ebooks, hay que diferenciar entre los lectores de libros electrónicos con pantalla de tinta electrónica y los ebooks que se leen en tablets. Los kindle y otros ebooks de ese estilo los veo más enfocados al público adulto. Son aparatos perfectos para leer novelas, pero son más delicados que un tablet y su pantalla es en blanco y negro. Por contra un tablet es mucho más resistente y su pantalla con color es más adecuada para leer ebooks para niños, cuentos con ilustraciones, etc.

Además, en los tablets los cuentos han pasado a ser algo más que sólo libros. Son interactivos y los niños además de leer aprender cosas y se entretienen más. Unos de estos cuentos en formato ebook tienen animaciones en las ilustraciones que acompañan al texto. Si en el cuento aparece un dibujo con una chimenea, cuando el niño pulsa sobre la chimenea esta se enciende o apaga, se mueven los jarrones, cosas así.

La cuestión es hasta qué punto eso ayuda a que los niños se acostumbren a leer. Por una parte lo veo bien, ya que el niño se divierte y se entretiene más. Pero por otra ese tipo de complementos hacen que se distraiga y que el texto pase a ser algo secundario. Y yo lo que quiero es que el ebook infantil ayude a que el niño se fije en el texto y le preste atención.

Cuando un niño está aprendiendo a leer, normalmente cuesta conseguir que haga el esfuerzo de centrarse en el texto, identificar cada letra y unirlas para formar palabras. Al menos con mi hijo ese el el principal reto. De forma que un ebook a color, con muchos dibujos y animaciones lo que consigue es que el niño se quiera sentar "a leer", pero realmente no lee. Simplemente se entretiene con las ilustraciones y ya está.

La parte buena es que pulsando sobre el texto, el ebook lee en voz alta las líneas. Eso está muy bien cuando el pequeño quiere aprender cómo se pronuncian esas líneas. Pero de nuevo, eso hace que no necesite leerlas, pulsa sobre el texto y aparece una voz que le narra la historia. Es un dilema.

Otra desventaja que veo de los ebooks es que al leerse en un tablet, el niño se distrae y le apetece ponerse algún juego en la tablet, ver vídeos, etc. Es un dispositivo multitarea y los niños son impacientes por naturaleza. Este tipo de ebooks suponen una tentación.

Por eso tal vez prefiero los libros tradicionales, de papel. Sobretodo al principio, cuando el niño todavía está aprendiendo a leer. Un libro de papel requiere que el niño se siente, y tiene en sus manos sólo el libro. El libro sólo le deja observar los dibujos y ver el texto, nada más. Ahí no hay tentaciones de pulsar un icono y ponerse a jugar o a ver vídeos. Y las ilustraciones son simples dibujos en el papel, así que llamarán su atención pero no distraerán del objetivo principal: el texto.

Un estudio reciente de Literacy Trust indica que las niñas tienen preferencia por los ebooks, mientras que los niños prefieren los libros de papel. No quedan claras las motivaciones, pero sí que parece existir una diferencia de preferencias por género.